10/9/10

Las meriendas del brioche

Os puedo asegurar que la cocina sin gluten no es fácil, lo que tampoco quiere decir que sea imposible. Solo hay que asumir que hace falta probar y meter mucho la pata para comenzar a ver resultados. Una vez superados los primeros sustos, llegan las grandes satisfacciones, llega la obsesión por no poder parar de hacer cosas nuevas y la ilusión por comerlas.

No sé cuántas veces me habrán entrado ganas de poder hacer algo tan sencillo como salir a desayunar a cualquier café bonito y decir: "Póngame un café con brioche y mermelada". No es tan sencillo y más bien lo vamos a resumir en casi imposible que se de la circunstancia de poder hacer algo así. Es a partir de ahí cuando se multiplica mi pasión por la cocina.

Y hablando del ejemplo del brioche, necesito mostraros algo. No es ningún descubrimiento, porque habrá muchos y muy buenos y tampoco es porque sea una receta mía, no. A mí, además de experimentar el mundo sin gluten, me encantan los libros de cocina (y últimamente he de confesar que soy adicta también a los blogs). Esta semana me apetecía probar con un brioche. Mi idea era conseguir una masa con mucho aire, que no se quedase apelmazada por la ausencia de gluten y que fuese esponjosa y no se endureciese fácilmente, superando así la difícil tarea del antiatragantamiento (algo habitual comiendo pan sin gluten).

Lo he llamado brioche pero en realidad se debería llamar "pan dulce" porque, a diferencia del tradicional brioche originario de Normandía, no lleva mantequilla y en vez de azúcar, lleva miel. Es una receta del libro "Healthy bread in five minutes a day" de Zoé François y Jeff Hertzberg. El resultado es una maravilla de esponja dulce que se deshace en la boca.


Es muy suave y ligero y para el acompañamiento admite tanto salado como dulce. Cualquiera de las dos opciones es una buena combinación.

Para terminar, os dejo la receta y os animo a que lo hagáis e invitéis a alguien a casa a merendar, cocinar para alguien es una de las mejores satisfacciones.

b r i o c h e   d e   m i e l   y   a c e i t e

- 1 taza de harina de arroz
- 1 taza de harina de tapioca
- 3 tazas y 3/4 de maizena
- 20 g de levadura de panadería
- 2 1/2 tazas de leche
- 1 taza de miel
- 1 taza de aceite vegetal
- 3 huevos
- 1 cucharadita de goma xantana
- 1 cucharadita de azúcar avainillado
- 1 cucharadita de sal

1. Mezclar los ingredientes sólidos: harinas, la levadura, la goma xantana, el azúcar avainillado y la sal en un bol.
2. Mezclar bien los líquidos: la leche, la miel, el aceite y los huevos en otro bol.
3. Ir añadiendo poco a poco los ingredientes sólidos a los líquidos y mezclar durante 5 minutos con un procesador o a mano insistentemente (es necesario meterle mucho aire a la masa).
4. Cubrir con un paño y dejar que la masa crezca durante dos horas.
5. Verter la masa en uno o varios moldes, una vez engrasados, y dejar unos 20 minutos para que vuelva a crecer.
6. Mientras, precalentar el horno a 180º
7. Hornear hasta que la superficie comience a dorar. Tarda relativamente poco pero depende del tamaño que estemos haciendo, por eso hay que estar atento.

No os perdáis ni un solo bocado.

7 comentarios:

PANDORA dijo...

Pones fotos tan bonitas, y te expresas tan bien, que podría pasarme horas leyendo lo que escribes.
Me encanta tu blog.
Y este brioche debe estar de muerte.
Besos

Más allá de 365 sonrisas dijo...

Gracias! Ánimo y a probarlo!

Anónimo dijo...

¡Qué maravilla de brioche! Doy fe que no es tan fácil de conseguir esa consistencia en un dulce sin gluten. Felicidades por tu constancia y tu don para hacer cosas estupendas y transmitirlas. El futuro seguro te deparará sorpresas maravillosas, espéralas pacientemente y no dejes nunca esa actividad que te mantiene tan "viva". Mil besines.

Ana - El dia mas dulce dijo...

La verdad es que siempre había pensado que hacer masas sin gluten no tenía ningun misterio, simplemente comprar harina libre de glutén y ya está.

Este pan te ha quedado muy esponjoso, vamos que no me importaría incarle el diente.

Un besazo

Más allá de 365 sonrisas dijo...

Hola Ana,
Como ves, las harinas sin gluten no son nada fáciles de trabajar, les falta precisamente lo que da consistencia y esponjosidad a las masas, que es el gluten. Un beso!

Alfonso dijo...

Que esponjoso y que buena pinta!! Dan ganas de prepararlo ahora mismo y tomarlo con un poco de chocolate :))
Un blog precioso, me encanta el mix de food and travel, genial idea!! Felicidades.
Un saludo y me pasaré a menudo!!

Suspiro dijo...

wow.. estaba buscando una receta para hacer con tapioca y me detuve a seguir leyendo tu blog que me encanta. ¡Qué causalidad! Este pan tipo brioche me va a venir muy bien. Voy a ver qué es la goma xantana, porque la única goma para repostería que conozco es la arábica.
Besazos y gracias por visitarme. Estoy aprendiendo mucho de ti. Pienso igual que dices, nunca se acaba de aprender en el mundo de los fogones. ;D