29/9/10

Regalos dulces

Uruguay es una tierra hermosa y a la vez desconocida, eclipsada a menudo por los grandes Argentina, Chile o Brasil, sin embargo yo siempre presumo de haber estado allí.

Visité a unos amigos durante un par de semanas y nada parecía escapárseme al ojo, al oído o al paladar. De entre los muchos recuerdos, pueden más las sorpresas que te llevas en el viaje y dentro de las culinarias, especialmente en mi caso, las sorpresas no habituales son encontrar productos "sin gluten". Fueron los "alfajores de maizena" los que hicieron que me regodease con gusto. Volví con la receta de Irene en mis manos para complacer la nostalgia de mis amigos uruguayos en España y la mía propia porque ya son muchas las veces que los he hecho.

Los alfajores de maizena son una especie de pastas de grosor considerable y rellenas de dulce de leche cuyos bordes se rematan con coco rallado. El sabor es delicioso y la textura pastosa pero muy suave y fina.

a l f a j o r e s   d e   m a i z e n a

- 100 g de mantequilla
- 100 g de azúcar
- 150 g de harina (yo la he utilizado sin gluten)
- 150 g de maizena
- 3 huevos
- 2 cucharaditas de levadura en polvo
- Cáscara de limón
- Dulce de leche para rellenar
- Coco rallado

1. Batir la mantequilla y azúcar hasta que quede cremoso.
2. Añadir los huevos de uno en uno e ir mezclando junto con la cáscara de limón rallada.
3. Incorporar la harina y la levadura poco a poco. Amasar. Si es necesario añadir más harina hasta que la masa se despegue de las manos y se pueda trabajar.
4. Extender la masa con un rodillo y cortar círculos de 1-2 cm de espesor.
5. Cocer a horno moderado durante 10-15 minutos (que se cuezan pero que no se doren).
6. Cuando enfríen untar con dulce de leche e ir pegando la doble galleta.
7. Aprovechar el dulce de leche que sale por el exterior y rebozar los laterales de los alfajores en un plato lleno de coco rallado.
8. Mantener en lugar fresco o incluso refrigerados si el dulce de leche se derrite y no queda compacto. Fríos son igualmente sabrosos.

Estos alfajores forman parte del regalo de cumpleaños para una amiga. Estoy segura que es la primera vez que los prueba.

Quien me conoce sabe que me encanta crear los empaquetados así que esta es otra muestra del que he hecho esta semana.

No hay nada mejor que los detalles hechos por uno mismo, lo dicen todo.

El interior está pensado para que sea aún más apetecible.


Los dulces y las margaritas son mi identidad y por tanto, la intención de este regalo.


12 comentarios:

Ana - El dia mas dulce dijo...

Marta mientras me acompaña, la banda sonora de Nina Simone, en el Spoti, leo tu p ost, y cada di me enamoras mas. Tienes tanta ternura en tus palabras, en tus fotos, en el packagin, wow! me dejas perpleja, explota ese don se te habriran muchas puertas.
un beso

La Morena en la cocina ¡¡¡Que follón¡¡¡ dijo...

Hola Marta de verdad que transmites mucha ternura en tus fotos y en la forma de presentar tus regalos. Tus amigos tienen que estar encantados contigo. A mi también me gusta hacer regalos y personalizar el envoltorio, disfruto con cada regalo como se ve que te pasa a ti. Pienso que el regalo es tanto para el que lo hace como para el que lo recibe porque con el entregamos parte de nosotros. Muchos besos y encantadísima de seguirte

PANDORA dijo...

Que dulces tan deliciosos y que regalo tan bien envuelto.
A mi me pasa igual que a ti, me encanta personalizar los regalos que hago, hacer las cajas y ponerles mis detalles.
Pero las tuyas son de exposición, no imagino la cara de las personas que las reciben, que detalle tan bonito y tan dulce.
Un beso y sigue poniéndonos estas entradas tan bonitas y tiernas.

Más allá de 365 sonrisas dijo...

Gracias por compartir ilusiones ;)
Ana, leerte sin conocerte es dulce en tu blog y tus comentarios. Que me leas con Nina Simone me encanta, a mí también me gusta. Un besazo

silvia dijo...

No me he podido resistir al ver tu blog es precioso acompañado de esas fotos tan bonitas asi que tienes una nueva seguidora .

Besos

Allure dijo...

Tienen una pinta buenísima y eso que el dulce de leche me resulta demasiado empalagoso normalmente.

A mi también me gustan mucho los empaquetados pero soy incapaz de encontrar cosas tan bonitas como las tuyas. ¿Le echas mucha imaginación o hay alguna tienda que me puedas recomendar?

B.en lo alto de la colina dijo...

A mi me pasa igual ¡me encanta personalizar los envoltorios! aunque he de decir que lo de la cocina lo tengo pendiente, entre unas cosas y otras nunca me pongo!un beso

Más allá de 365 sonrisas dijo...

Allure: El dulce de leche a mí también me resulta empalagoso pero en los alfajores es una delicia. Respecto a los envoltorios, voy cogiendo de aquí y allá: algunas son cosas que reciclo y otras las compro pero no tengo una tienda fija. Donde veo algo que me gusta lo compro, luego solo es cuestión de imaginación y de adaptarlo a la persona que regalas.

Begoña: Me puedo imaginar tus envoltorios con lo creativa que eres también. Besos :)

luisa dijo...

Que rico los dulces y que guay su presentación. Un bonito regalo. una entrada estupenda como siempre. Bss.

Duermevela dijo...

te vas superando a ti misma...

Francisco dijo...

Hola, ya he visto que te gusta la fotografía, tienes unas fotos muy chulas.

Los alfajores te han quedado súper bien. En mi caso, con lo goloso que soy, el dulce de leche no me resulta empalagoso; es más, si me dejas me lo tomo a cucharadas.

Por cierto, nunca se me habría ocurrido hacer un pan con manzanas, una idea original para aprovecharlas.

Saludos.

Juana dijo...

Me tienes super enganchada!, cuanto mas miro tu precioso blog, mas me gusta!!!
Eres un pequeño genio!!!!
Gracias por visitarme y mil besitos!