24/9/13

hola otoño

El verano se fue tan temprano como llegó el otoño. Con él se fueron los destellos del sol en el agua y en la piel y los embarcaderos repletos de sandalias grandes, medianas, pequeñas y sin pies.


La naturaleza cambia y nosotros nos adaptamos al cambio de estación. Es cuestión de actitud.

Las estaciones también son cambios en costumbres, en comidas, en actividades. Llegan unas frutos y se van otros; nacen unas flores y se mueren otras... El otoño me gusta especialmente por la recolección de manzanas, de castañas y moras. Particularmente, las moras me indican, sin duda, el fin del verano y el principio del otoño.


Ir a recoger moras es algo que hacía de pequeña. Solíamos ensuciarnos mucho las manos y la ropa, incluso comer unas cuantas antes de llegar a casa. Al llegar, hacíamos "paparrucha". Mi abuela o mi madre aplastaban las moras en un bol y les añadían azúcar. Nos la comíamos a cucharadas. Venía a ser una especie de mermelada preparada en un pis-pas y comida en un abrir y cerrar de ojos. Me alegra saber que puedo volver a hacer las mismas cosas que hace algún tiempo, eso me asegura que los recuerdos siguen ahí, apilados en la memoria como los libros sin estantería.



Esta vez, de ese cuenco a rebosar de moras que recogimos en el bosque salió este bizcocho, que es todo un clásico en mi cocina y que repito con cualquier fruto del bosque. La receta podéis encontrarla en este post y cambiar los arándanos por las moras. Es exquisito.

Una vez recogidas las moras, el otoño ya está aquí.



5 comentarios:

Suny Senabre dijo...

Es una suerte poder recoger tus propias moras para preparar cualquier preparación.
El bizcocho seguro que estaba delicioso.

Un besito,

Anastasia Neira dijo...

Concuerdo con Suny, hermoso post, y si que debe ser lindo poder salir por las mananas a recoger moras frescas!

Estoy comenzando mi blog y me gustaria invitarte, es sin gluten, pero con mucho amor http://laquequeria.blogspot.com/

Abrazos!,

Manderley de GuindillayCanela dijo...

El otoño trae unos colores preciosos, me encanta, lo único que no me gusta es que los días son muy cortos, pero bueno, qué le vamos hacer.
El bizcocho con moras tiene una pinta deliciosa y las fotos preciosas.

Besos

Anónimo dijo...

Gracias porque ese clásico nunca falte en nuestra cocina. Tq

éva-mona dijo...

Ce gâteau est très beau et la série de photos, superbe !