6/10/13

Leche, cacao, avellanas y azúcar

Léa anda, octubre es el mes de las avellanas y la luz se ha vuelto otoñal. Por orden de importancia, son los hitos de las últimas semanas: uno sorpresa y el resto, lo que espero cada año de esta estación.


Cuando uno es pequeño no se da cuenta de muchas de las cosas que suceden a su alrededor. Ocurren y es algo normal que se repite cada año. Cuando uno crece se da cuenta que aquello, que parecía tan normal, era un privilegio. Me refiero al placer de poder recoger los frutos de temporada: de recogerlos, de idear una receta y de comérselo. Vivir en el campo enseña más de lo que uno puede imaginar, son costumbres muy sanas.

Octubre es el mes de las avellanas. Puedo comer un buen puñado al natural pero siempre las asocio a algo con chocolate. Su sabor me hace sentir bien.


Un puñado de avellanas y otro puñado de cacao mojado en leche fría. Unas cookies. Así fue.


Comienza una estación que inspira en todos los sentidos. Este año Léa ya es más consciente, descubre y aprende de lo que ve, escucha y toca. Es un buen momento para mostrarle la calidez de los colores del otoño en vivo, a través de la ventana, y con la imaginación, a través del papel.


c o o k i e s   d e   c a c a o   y   a v e l l a n a

- 150g de harina de arroz
- 70g de fécula de patata
- 50g de almidón de maíz
- 50g de cacao en polvo
- 80g de avellanas en polvo
- 220g de mantequilla
- 110g de azúcar

1. Mezclar la harina, la fécula, el almidón, el cacao y las avellanas en polvo en un bol.
2. En un batidor eléctrico, batir la mantequilla y el azúcar hasta que quede cremoso.
3. Ir añadiendo poco a poco la mezcla del punto número 1 a la mantequilla y al azúcar hasta obtener una masa algo pegajosa.
4. Pasar a una superficie enharinada y envolver la masa en un papel de horno formando un tronco. Meter en la nevera durante una hora.
5. Precalentar el horno a 180º.
6. Sacar de la nevera y cortar discos de 1cm de espesor y cocer en el horno sobre 12-15 minutos. No esperar demasiado porque luego endurecen fuera.

9 comentarios:

antonia dijo...

Me encanta tu entrada tan otoñal, tu receta y tu niña preciosa, disfrútala!

Irene dijo...

Haber si encuentro un buen avellano, este verano me he aficionado a recolectar...

zer0gluten dijo...

Sabes, a mí las avellanas crudas no son de lo que más me gustan, pero reconozco que con chocolate son pareja que nunca falla.
Preciosas fotos. Preciosa Lèa.

Lourdes Santos dijo...

Se pasa un ratito muy agradable en tu blog con la paz que desprenden tus fotos.
Las galletitas me las copios que mi nena tiene pasión por la Nutella y me da que se las comería casi sin darse cuenta.
Besotes.

Little Muna dijo...

Me has traído el recuerdo de cuando iba a buscarlas con mi abuelo. No llegaban a casa ni la mitad, mientras las cogíamos nos las comíamos.

Me apunto la receta para una tarde de un fin de semana nostálgico.

Un besote

Raaawr dijo...

Creo que acabo de encontrar uno de los blogs más relajados, inspiradores y donde se respira tranquilidad desde hace mucho tiempo.
Me encantan las fotografías, hay tanto cariño en ellas.. Me gusta encontrar recetitas... Creo que algún día me sumaré a alguna de ellas y haré mi formato :)

Miriam dijo...

Qué entrada tan bonita! Yo me declaro una amante de todo lo que lleve avellana, y sobre todo si llva chocolate también!! ;)
Un saludo,
Miriam

www.whatisinthefridge.tumblr.com

Anónimo dijo...

Cuanto ha notado la casa la falta de 365 sonrisas estos dias:) welcome!

Cuky´s Cookies dijo...

Me ha encantado tu blog. Tienes unas fotos, unas recetas y unos posts, preciosos. Me quedo como seguidora.
Un besote!