1/9/10

Au revoir Agosto

Se va agosto y con él parece que ya quedan lejos aquellos días de tranquilidad; de levantarse y desayunar sin prisas; de tener tiempo para hacer todas esas cosas que uno ansía el resto del año. Con él también se empiezan a ir esos días de luz infinita y horas para aburrir. Este verano he pasado varios días en mi casa de Asturias y, pese a que me he criado en el campo, nunca hasta ahora me había detenido tanto a observar su vida y a aprovechar todo lo que nos brinda.
La ilusión de mi abuelo ha girado en torno a ver crecer su huerta, sus animales y sus árboles frutales, siempre con la esperanza de que sus nietos disfrutásemos con ello tanto como él, por eso en cuanto me dijo que las ciruelas estaban a punto de caramelo y las manzanas (las mejores que he probado nunca) pronto madurarían, le acompañé a recoger unas cuantas para hacer un postre.

Había ciruelas rojas y verdes. Cogimos de ambas pero decidí quedarme con las rojas para el postre que hoy os presento y dejar las verdes para hacer mermelada que más adelante os mostraré.

El postre se trata de un "clafoutis" de ciruelas con ingredientes muy básicos. Para ello tuve que deshuesar todas las ciruelas. Lleva tiempo pero es todo un espectáculo abrirlas por la mitad.

No es necesario deshuesar tantas para esta tarta pero, con intención de aprovecharlas, el resto lo dejo para conservarlas en almíbar.

El "clafoutis" me sirvió como despedida del verano y de todas las comidas que he hecho en el jardín con mi familia. No hago más que pensar en el próximo.

Por supuesto es para todos y, como siempre, sin gluten.

c l a f o u t i s   d e   c i r u e l a

- 600 g de ciruelas sin hueso
- 3 huevos
- 300 ml de leche de soja
- 8 cucharadas de azúcar
- 3 cucharadas de maicena

1. Precalentar el horno a 180º
2. Batir los huevos con el azúcar hasta hacerse crema.
3. Añadir poco a poco la harina y una vez que esté mezclada y sin grumos, ir añadiendo la leche de soja templada.
4. Untar un molde circular con mantequilla y espolvorear azúcar de caña en el fondo y en los laterales.
5. Colocar las mitades de las ciruelas boca abajo en el fondo del molde. Después, verter la mezcla líquida por encima.
6. Cocer durante 30 minutos más o menos a 180º.

¡Energía para empezar septiembre!

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Quien tuvo la enorme fortuna de probarlo piensa que ya es su postre favorito. Siempre sera Agosto cuando lo tome!

marta dijo...

Qué pinta tiene la tarta, así sí se empieza bien un septiembre. La foto del interior de la ciruela es preciosa... ¡apuesto a que te zampaste unas cuantas mientras preparabas el postre!

De nuevo gracias por tu rica receta :)

Más allá de 365 sonrisas dijo...

Seguro que el último trocín te dió fuerzas en tu duro viaje de vuelta, me alegro que lo disfrutases frente a la playa de Biarritz ;)

A tí Marta, gracias por visitarme :)

luisa dijo...

Te ha quedado estupenda la tarta y las fotografias estupendas. Un besote.

Rocio dijo...

Hola Marta,

Acabo de descubrir tu blog y me encanta. Volveré sin duda :)

Tengo una pregunta: en esta receta, puedo cambiar la leche de soja por leche normal?? es que no tolero la leche de soja. Tiene una pinta deliciosa...
imagino que con otras frutas también estará igual de bueno, no? es que tengo un montón de melocotones maduritos que me están mirando...

Saluditos, Rocío

Más allá de 365 sonrisas dijo...

Hola Rocío!!! Muchas gracias por tu visita. Respecto a tu duda, no hay ningún problema en sustituir la leche de soja por la normal, no altera el resultado final y te va a quedar igual de bueno. Respecto a otras frutas tampoco hay problema, yo ya lo he hecho con manzana y con melocotones seguro que queda bien tanto en mitades como cortaditos en láminas finas. Ya me cuentas. Un abrazo ;)

B.en lo alto de la colina dijo...

Las fotos de tu blog son preciosas y qué cosas ricas dios mío, que arte mi niña!

Más allá de 365 sonrisas dijo...

Gracias Bego, igual que el tuyo dibujando y escribiendo poemas ;)