1/9/11

Puede que sea... magia

Puede que ella sea diferente, que no sea estéticamente fotografiable, que todos los que vamos tengamos prejuicios (fundados e infundados). Puede que su historia sea demasiado reciente y su carácter cruel pero, solo estando allí, cada uno saca sus propias conclusiones. Como dice Momo Kapor en su libro, "Belgrado es Belgrado".


Al final algo te atrapa, sí. Puede ser el interés que despierta cuando la caminas y no la comprendes porque el cirílico se te atraganta o porque detrás de algunos rostros encuentras desconfianza y misterio. Puede ser que su arquitectura sea absurdamente caótica pero con carácter o que la entrada por el norte del país signifique rodar hacia un horizonte de edificios embrollados de encanto casual y saludo oscuro y gris.

Sin embargo, poner un pie en la peatonal Knez Mihailova supone abrirse paso a la modernidad más absoluta y al ambiente de la sociedad serbia que se deja mecer por la música tradicional.


  Al final de la calle, el foco que capta todas las miradas al Danubio es la Ciudadela de Kalemegdan. Sentarse a leer a la sombra de un arbol con vistas al río es como haber conseguido el mejor reservado de la ciudad para disfrutar de una tarde calurosa de verano.

El Danubio es un río que hace a Belgrado especial, como casi todas las ciudades por las que pasan ríos. La hace tener otro aliciente y es el lugar perfecto para que sus habitantes encuentren su refugio estival.

Unos se construyen tranquilas casitas a lo largo de una de las orillas, disfrutan del sol, del verano y de parrillas entre amigos.


Otros prefieren acercarse a la orilla para aposentar su caña, su cubo y demás enseres y esperar a que algo pique antes de que se ponga el sol.



Puede que después de todo ésto, me crea entonces que hay magia. Sale de algún lado.



Y como todas mis crónicas, ésta termina con otro café de tarde y un pastel de arroz e higos. Las meriendas es de las buenas costumbres que no deberían perderse, sobre todo cuando se hace con buenos recuerdos, pasados o recientes.




29 comentarios:

Juana dijo...

Hola mi preciosa!!!, tienes un don para escribir y describir!!!
me encanta todo lo que dices y las fotos que lo acompañan!
yo conoci Belgrado, pero hace muuucho, cuando aún era Yugoslavia, imagina!!!..habra cambiado tanto!!
me diste ganas de ir!!
tuviste un buen verano, verdad?????
besitos Marta!

Marhya dijo...

Gracias por compartir estos recuerdos de tu viaje en imágenes y en palabras.
Besos.

luisa dijo...

muy bonita tu entrada, las fotos y muy rico este pastelito. Bss

Elena - delicious kitchen stories dijo...

Hola, querida Marta! Veo que has estado disfrutando de los Balcanes ;-) No conozco Belgrado, así que gracias por mostrárnoslo desde tu perspectiva, siempre tan interesante.
Lindas fotos y maravilloso el bizcocho de higos, qué ganas de comerme un trocito!
Un besote.

Dadá flavors dijo...

Preciosas fotos Marta!, son una delicia.
besitos

Ingrid dijo...

Aixx que gusto volver a visitarte y quedarme embobada con tus fotos! me reincorporo justo hoy y esta entrada me deja sin palabras!! deliciosa!
Un bso enorme

TROTAMUNDOS dijo...

Leerte es un placer, me ha gustado conocer con otros ojos Belgrado, sin duda en tus fotos se aprecia tanta calidez. El pastel debe de ser tan rico.

Un besote fuerte.

Celiaquitos.com dijo...

Disfruto viajando a través de tus fotografías tan fantásticas!!! que maravilla Belgrado!!

Mary dijo...

Tu blog es maravilloso, te felicito y me alegro mucho de haberte encontrado y poder disfrutar de tus deliciosas entradas. Con esta de hoy me has transmitido mucha paz y belleza, en las fotos y el modo de escribir. Gracias.

Mayte✿ dijo...

Marta se desliza el tiempo en tus palabras, siempre te lo digo y lo agradezco es un disfrute enorme :D

Mil besotes!

p.d. ese diente de león...es impagable :D

PINKY dijo...

Me encanta como relatas tus viajes y fotos ,tienes un don
besinos

Sin gluten es más rico dijo...

Esta es la primera vez que te dejo un comentario pero siempre me paso por tu blog porque me encanta. Disfruto con cada fotografía. Me transmiten tranquilidad y belleza y eso, en el día a día que solemos llevar (bastante estresante) se agradece muchísimo.
Felicidades por el blog.
Sonia

Sole dijo...

¡hermosas fotografías! muchas gracias por compartirlas y así dejarme viajar con vos :)

Lydia dijo...

Es un placer viajar contigo a través de tus fotos, muy bonitas! Bss

Esther dijo...

Marta todos los comentarios que te han puesto reflejan lo que yo te queria decir, asi que resumo tu entrada en una palabra..Deliciosa
besitos

Pamela dijo...

querida Marta, tus fotos y tus textos son apasionantes, gracias por este paseo maravilloso, tus dudas y sentimientos me identifican, besitos

miren dijo...

Leerte es una delicia y tus fotos un deleite para la vista, si además nos ofreces este delicado pastel para merendar, es todo perfecto.
Gracias, un beso.

desde my ventana dijo...

Siempre preciosos tus post, palabras e imágenes. Te felicito por ese toque especial que tienes para la fotografía, una delicia.

Un abrazo

Cecilia

Rosa dijo...

Hola Marta,
Me haces viajar con tus crónicas, las fotografías son preciosas, me ha cautivado especialmente, la del diente de león.
Un abrazo.

mes caprices belges dijo...

Un encaje perfecto entre lo que escribes y tus fotografías.
Un besito Marta!

chantal dijo...

qué te voy a decir de la receta!!! pero lo que´si te diré es que me uero por un viaje balcánico!!!!

mariajo dijo...

Hola Marta!!! Cada día leo tu blog desde Gijón y cada día me gusta más!!! graciassss

zaida dijo...

Tus palabras hacen increíblemente bello cada lugar que describes. Me encanta tu forma de observar y de contarnos lo que has observado.

Un beso

Carola dijo...

He leído todo lo que me habia perdido, tus visitas y tu viaje. La espalda de tu abuela es identica a la espalda de la abuela de mi novio, ella tb española.
Ellos trajeron sus costumbres de arboles y de huerta hasta acá y me la contagiaron a mí, la nieta postiza.
Como se puede ser tan igual desde tan lejos...

saludos


Carola

fresaypimienta dijo...

Acabo de regresar de mis vacaciones y me parece que sigo viajando a través de tus fotografías, todas fantásticas !!!! leerte es un lujo, como siempre , muchos besos

antonia dijo...

no conozco Belgrado y, si quieres que te diga la verdad, hasta que he visto tus fotos y tus comentarios, nunca había sentido ninguna curiosidad... pero ahora...

Gema Piña dijo...

Gracias, Marta, por hacerme viajar esta tarde de domingo.

Colores dijo...

como me gusta leerte!!!un placer!

zer0gluten dijo...

Viajar me encanta, aunque de momento no lo hago.
Y los higos me chiflan, así que de momento me quedo con tu tarta que además de ser sin gluten tiene que estar de magia total.
Besitos.